La doncella mágica

Caer era una bella y joven doncella, hija de Ethal Anubal, el príncipe de los daanos de Connacht.

Cierta noche, mientras Agnus Og, hijo de Dagda y Boanna del palacio de New Grange, dormía, la princesa Caer ingresó en su sueño y lo enamoró profundamente. Al despertar, Agnus, buscó a su fiel amigo, el rojo Bov y juntos visitaron el Lago Boca de Dragón. Allí, entre quinientas doncellas que caminaban unidas por una fina cadena de oro, Agnus reconoció a su amada.

Siguiendo los consejos de su amigo, Agnus, habló con sus padres para que pidieran la mano de Caer, pero el príncipe Ethal se negó a concederla.

Boanna insistía, Ethal se negaba... Así pasó algún tiempo hasta que dado que no alcanzaban las palabras y el amor de Agnus por Caer aumentaba cada noche. Para intentar convencer a Ethal, su castillo fue sitiado.

Ya no quedaban provisiones, el pueblo comenzaba a sentir los efectos del hambre, y la única condición para acabar con el sitio, era la mano de la princesa. Fue sólo entonces que el príncipe Ethal, confesó los motivos que lo obligaban a la negativa.

La princesa Caer, era víctima de un hechizo por el cual pasaba un año con imagen humana y el siguiente, convertida en cisne. Ethal explicó que el siguiente 1 de noviembre Caer se encontraría en el lago Boca de Dragón encadenada junto a otros ciento cincuenta cisnes y que así pasaría el siguiente año.

Angus, desesperado por ver a su amada, concurrió al lago en tiempo propicio. Se acercó a la orilla y llamó a la blanca y alada Caer y mientras comenzaba a confesarle su amor, sintió que un manto de plumas blancas cubría su piel.

Ante los ojos atónitos de quienes allí estaban, ambos se transformaron en cisnes y alzaron vuelo hacia los jardines del palacio de New Grange.

 

 

 

 

Clic sobre la imagen de la izquierda para visitar el Sitio Web de Origen de éste artículo. Publicado con autorización.

 

webmaster@7rodriguez.com.ar
Copyright 200 Luis Alejo RODRIGUEZ  Reservados todos los derechos